Flyer

Archivos de Medicina

  • ISSN: 1698-9465
  • Journal h-index: 27
  • Journal CiteScore: 11.20
  • Journal Impact Factor: 8.24
  • Average acceptance to publication time (5-7 days)
  • Average article processing time (30-45 days) Less than 5 volumes 30 days
    8 - 9 volumes 40 days
    10 and more volumes 45 days
+44 7460731551
Awards Nomination
Indexed In
  • Genamics JournalSeek
  • China National Knowledge Infrastructure (CNKI)
  • CiteFactor
  • Scimago
  • Electronic Journals Library
  • Directory of Research Journal Indexing (DRJI)
  • OCLC- WorldCat
  • Proquest Summons
  • University Grants Commission
  • Geneva Foundation for Medical Education and Research
  • Google Scholar
  • SHERPA ROMEO
  • Secret Search Engine Labs
Share This Page

Opinion - (2023) Volume 19, Issue 2

Los efectos devastadores de la necrosis: comprender el proceso y las consecuencias de la muerte del tejido

Barbería Robinat*
 
Department of Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Cataluña, Barcelona, Spain
 
*Correspondence: Barbería Robinat, Department of Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Cataluña, Spain, Email:

Received: 02-Feb-2023, Manuscript No. IPADM-23-13600; Editor assigned: 04-Feb-2023, Pre QC No. IPADM-23-13600; Reviewed: 18-Feb-2023, QC No. IPADM-23-13600; Revised: 21-Feb-2023, Manuscript No. IPADM-23-13600; Published: 25-Feb-2023, DOI: 10.36648/1698-9465.23.19.1584

Abstract

Cells experience necrotic demise when presented to outrageous ecological circumstances, antagonistic and unnecessary upgrades, or when harmful changes are encoded in their hereditary material. Not at all like apoptosis, which includes an exceptionally managed and elaborate organization of biochemical occasions and fountains, corruption has been thought about by and large to be a turbulent wantonness process that impacts the inflexible end of cells in any case not bound to kick the bucket. This dismal possibility is currently leisurely being toppled, generally by thrilling new discoveries in two straightforward model creatures, Caenorhabditis elegans and Drosophila melanogaster. Regardless of the wide range of corruption starting circumstances, proof is gathering that execution of necrotic or neurodegenerative cell passing might be done by a limited normal arrangement of instruments.

Keywords

Escandaloso ecológico, Caenorhabditis, Apoptosis, Melanogaster, Drosophila.

Keywords

Escandaloso ecológico, Caenorhabditis, Apoptosis, Melanogaster, Drosophila.

Introducción

Las primeras investigaciones pioneras sobre el paso de las células mostraban dos tipos significativos y morfológicamente particulares: la apoptosis y la putrefacción [1]. La apoptosis, o muerte celular personalizada, es una pieza clave del desarrollo y la homeostasis, y está diseñada en el material hereditario de las células que están destinadas a morder el polvo. Con frecuencia, en condiciones obsesivas, como en algunas enfermedades neurodegenerativas y en el accidente cerebrovascular, el programa apoptótico puede ejecutarse incorrectamente, lo que impide la obliteración celular. Este ciclo requiere energía y, con frecuencia, incluso una vez más, la amalgama macromolecular, y los avances bioquímicos específicos relacionados con el desencadenamiento y la ejecución de la apoptosis, así como con la eliminación de los restos de células muertas creados por esta interacción, se han descrito exhaustivamente [2].

Fundamentalmente única en relación con la apoptosis

La putrefacción, el segundo tipo de muerte celular, es fundamentalmente única en relación con la apoptosis en casi todos los aspectos. El término proviene de la parte griega 'necros', que significa 'muerto', y alude a la muerte incidental de células expuestas a indignantes afrentas ecológicas o hereditariamente codificadas. Las células dañadas que pasan por la pudrición muestran reflejos morfológicos y ultraestructurales que se equilibran fuertemente con los que muestran las células que pasan por la apoptosis. A la muerte se une un amplio agrandamiento de la célula, distensión de diferentes orgánulos celulares, agrupamiento y corrupción arbitraria del ADN atómico, endocitosis de la capa plasmática amplia y autofagia. La putrefacción se considera en general como un ciclo inactivo, ya que no necesita una nueva mezcla de proteínas, solo tiene requisitos de energía insignificantes y no está controlada por ningún componente homeostático. En las personas, la muerte de las células necróticas ocurre comúnmente a la luz de cambios graves en las condiciones fisiológicas, que incluyen hipoxia, isquemia, hipoglucemia y exposición al veneno, apertura a los metabolitos de oxígeno que responden, cambios de temperatura escandalosos y dificultades con los suplementos. Algunas afecciones y enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, la infección de Huntington, la infección de Parkinson, la esclerosis paralela amiotrófica y la epilepsia, también incluyen corrupción [3].

Llama la atención que, independientemente del efecto significativo

Es sorprendente que, a pesar del efecto significativo de la muerte de las células necróticas en el bienestar humano, la situación subatómica que se desarrolla durante la pudrición celular permanece oscura. La idea predominante que ha penetrado en el campo decía que la muerte necrótica es solo la ruptura tumultuosa de una célula en circunstancias dolorosas, incluidas herramientas de ejecución casi tan diferentes como los desencadenantes que inician la muerte de la célula. Sea como fuere, percepciones algo tardías en entidades orgánicas modelo sencillas, por ejemplo, Caenorhabditis elegans y Drosophila desafían estas perspectivas. Las células de varios tipos y que comienzan a sufrir putrefacción muestran reflejos morfológicos y ultraestructurales generalizados debido a la lesión, que se centra en rasgos compartidos ocultos que podrían abordar un programa de ejecución central racionalizado. Comprender las complejidades de esta interacción podría funcionar con el avance de nuevos sistemas de mediación instruidos para impedir o mejorar la muerte de células necróticas [4].

Activa el paso de células necróticas

Se sabe que algunas circunstancias obvias desencadenan el paso de células necróticas. El caso mejor descrito es el de cambios extraños de aumento de la capacidad, en algunas cualidades del canal de partículas, que causan un ejemplo necrótico de muerte para las neuronas que expresan sus elementos proteicos. Por ejemplo, los cambios predominantes en la calidad del grado-1 provocan la desaparición de las interneuronas explícitas y las neuronas tangibles. Se ven impactos comparativos con las transformaciones prevalecientes en la calidad homóloga mec-4. MEC-4 y DEG-1 son los individuos establecidos de la familia de canales de partículas degenerantes de C. elegans, que también incluye MEC-10, UNC-8 y UNC-105, que son modificables a estructuras que conducen a la degeneración o rotura en inconfundibles reuniones de células [5].

CONCLUSION

Cada orgánulo celular tiene la capacidad de detectar cambios dañinos y angustiantes y de iniciar respuestas regionales o sistémicas cuando está estresado. Cuando se establece un criterio de parada de daño o destrucción, esto definitivamente puede resultar en daño adaptativo o celular. Numerosas mitocondrias de la célula que pasa presentan anomalías moleculares, como la proteólisis parcial y la permeabilización/ruptura de las paredes, una vez que los procesos de mortalidad exterior o interior son impulsados a altas revoluciones. Los descomponedores, el aparato de Golgi y los orgánulos juegan un papel crucial en la regulación de la muerte celular necrótica. Es fascinante notar que la demencia vascular y el envejecimiento conducen a una sobreexpresión considerable del sistema proteolítico dentro del sistema nervioso.

Referencias

  1. Beere HM, Green DR. Stress management–heat shock protein-70 and the regulation of apoptosis. Trends Cell Biol. 2001;11(1):6-10.
  2. Indexed at, Google Scholar, Cross Ref

  3. Berger AJ, Hart AC, Kaplan JM. Gas-induced neurodegeneration incaenorhabditis elegans. J Neurosci. 1998;18(8):2871-80.
  4. Indexed at, Google Scholar, Cross Ref

  5. Bonini NM. Drosophila as a genetic approach to human neurodegenerative disease. Parkinsonism Relat Disord. 2001;7(3):171-5.
  6. Indexed at, Google Scholar, Cross Ref

  7. Braak H, Braak E. Neuropathological stageing of Alzheimer-related changes. Acta Neuropathol. 1991;82(4):239-59..
  8. Indexed at, Google Scholar, Cross Ref

  9. Clarke PG. Developmental cell death: morphological diversity and multiple mechanisms. Adv Anat Embryol Cell. 1990;181:195-213.
  10. Indexed at, Google Scholar, Cross Ref